martes, 28 de marzo de 2017

Sin titulo


Ahora que no temo
la cita del viento
es el bosque, con sus sombras apiladas,
quien me entrega la tarde
hasta hundirme en su cobijo.



(fotografías y poema de Jaime V.)

miércoles, 22 de marzo de 2017

Así


Intimida compartir un silencio
que reclamo como mío.

Intimida deshojar el aire
sin encontrar las huellas
de tu lluvia.

Así

hasta que mis labios se venzan,
exhaustos,
por encontrarte un nombre.


(fotografías y poema de Jaime V.)

martes, 14 de marzo de 2017

Frágil


Frágil, tan frágil como el consuelo de la manos desnudas.
Frágil, tan frágil como el amor prematuro.
Frágil, tan frágil como la tarde abatida.

De ese modo:
frágil
tu rosa se vence entre mis espinas.


(fotografías y poema de Jaime V.)

jueves, 9 de marzo de 2017

Lluvia desnuda


Para conservar el lento bagaje de la arena
aguardo el fértil augurio de las palabras.


Mientras

recogeré el lenguaje de mis huellas
para que la tregua de tu lluvia desnuda
amordace, tan solo,
ese último silencio.



(fotografías y poema de Jaime V.)

miércoles, 1 de marzo de 2017

Zurciendo palabras.

(Hoy zurcimos palabras de Indra con palabras que encontré entre mis tachones. Gracias Indra por tu colaboración)


Estaba sola. La casa era un silencio de ortigas.
Sonrió. La sal y el latido se pronunciaban
entre los pliegues de esas palabras que son herrumbre
en las hogueras.

Ella supo que volvería
antes que la tarde se convirtiese en esquirlas de frío.
Miro a su alrededor. Cruzó la avidez del recuerdo
entre las grietas de sus pasos.

El silencio era un rostro abatido que se pronunciaba
en el despertar de las cenizas, en las manos de aquel hombre.
Respiró serena, imprevisible como la danza del gorrión
sobre el estanque.


(fotografías de J. Valeria; poema zurcido con palabras de Indra y palabras de Jaime V.)

martes, 14 de febrero de 2017

Vienes a mí


Vienes a mí
como una vieja historia.
Eres el gesto aprendido. La caricia en el cansancio.

Dibujas, sin premura, las pausas del camino
y me desgranas, de entre lo absurdo, las renuncias del silencio.

Se que vienes,
conozco el lenguaje de los pasos,
recuerdo el sedimento del engaño,
el abrigo de la renuncia.

Se que llegas
para hacerme entender
que solo, en el delirio de la noche,
se esconden los sueños
que nunca nos confesamos.



(fotografías y poema de Jaime V.)

domingo, 29 de enero de 2017

Ella vendrá.

“Al final de la calle
La noche está apoyada contra un muro”

(Basilio Sánchez)


Entonces, se:
“Ella vendrá”

Todo nos reúne,
y aun todo nos separa. El tiempo – expectante-
en los labios.
Los brazos
- íntimos los brazos, inesperados los brazos -
intentando hacer presa
en aquello que siendo gratuito
no era tuyo, ni fue mío,
ni de ambos.
Los descuidos inconfesables:
la ternura que alivia el obstinado nudo de la corbata;
los silencios del café dibujando promesas sobre la crema confiada;
la lejanía…el vecindario, ambos en exceso
cuando – despreocupadas- las cosas sencillas cedían el paso
ante la jerarquía de los errores.

- ¿Nos quedara tiempo para olvidar y aprender, renglón a renglón,
de aquellas mismas deudas?-

Entonces no escucho razones ajenas e intento recordar:
“que…ella vendrá”

y yo espero.



(fotografías y poema de Jaime V.)